Our Recent Posts

Archive

Tags

No tags yet.

ESTOKOLMO, EL AGRADO DEL DESAGRADO


Así que cuando terminó la dictadura zarpé. Me mudé solo al departamento de la calle Salto y lo convertí en una cueva de drogas y ladrones. Los únicos que entraban ahí eran mis amigos del barrio, los que habían tomado otro camino, los que no habían elegido. Ellos sí son de verdad.

Estokolmo; Gustavo Escanlar








©2018

La Pereza Ediciones